Wednesday, June 3, 2015

Día de liberación #4

Hoy te quiero con la misma intensidad de ayer. La diferencia es que tal vez ayer se respiraba un poco más dolor en la atmósfera. Aunque no te miento que sigo sin escuchar el tambor en mi corazón, y todavía no consigo ver el sol en mis ojos.

Cada día, sin ti me enfrento a nuevos retos. Me enfrento a la nostalgia; a la terrible soledad. Me enfrento al espejo, que me odia al parecer... Te odio. Porque me diste plumas suficientes para construir mis alas y poder volar contigo, y de la noche a la mañana las desplumas. Sin pavor. Sin vergüenza. Sin piedad. Y caí en este pozo tan hondo sin salida. Sin esperanzas. Sin un rayo de luz. Confundida por tu traición, por el dolor causado.

A veces pongo en balanza todo lo que vivimos juntos; las risas y los enojos. El sufrimiento y el gozo. Entonces, comprendo porque tome la decisión de liberarme; decidí seguir el camino sin ti, resignarme a olvidar el sabor de tus labios, de borrar tu mirada café de mi memoria, aniquilar cada rastro del roce de tu piel... Porque me estaba consumiendo a mi misma. Porque hay un punto en el que razonas lo que es amor, y entonces ahí te das cuenta que ya no se le puede llamar así. Que ya has luchado tanto que las lágrimas se oponen a salir. 
Otras veces, me preguntó si todo este tiempo estuviste mintiendo. Porque si es así, ¿Qué ganaste?, ¿Qué se gana al destrozar el corazón de la persona que más te a amado?, ¿Qué premio te dieron cuando me dejaste sin esperanzas sobre nada en la vida? Cuando me dejaste sin nada más que ofrecer, sin una gota de sentimientos, siquiera con ganas de volver a AMAR, A CONFIAR, A ENTREGAR EL ALMA. 
También, me pregunto si tu no sentías el cielo al probar de mis labios; si al decir "te amo" no colapsaba tu boca de amor; si al verme, tú corazón no latía más rápido de lo normal... Hoy, todo me parece mentira, porque de haber sido verdad, yo no estaría vacía, ni escribiendo todo esto.

¿Cómo tratar de olvidarte si solo me enseñaste a amarte? Ningún día te e dejado de querer ni de pensar. Siento la necesidad de irme lo mas lejos posible de ti; de huir de tú perfume, de esconderme de tú mirada, de dejar de verte a donde quiera que voy. Quiero escapar de ti. Quiero nunca volverte a ver, porque sólo Dios sabe la estupidez que haría...



Te amo. Lo más difícil ya se llevó a cabo; razonar entre liberarme y liberarte. Hoy, sané un poco más que ayer. Y con mis ganas de sanar completamente de ti algún día, hoy, voy un paso más cerca de mi liberación total.


-Jess.

2 comments:

  1. Muchas gracias por tus buenos deseos. Bendiciones en abundancia !

    ReplyDelete